ACIC repudia la represión en la Franja de Gaza

encabezado-acic-2017-facebook

Los sucesos de los últimos días en Medio Oriente, que dejaron más de 50 palestinos muertos y alrededor de 2000 heridos, vuelven a provocar indignación en todos aquellos que creemos en La Paz y la defensa de la vida.

El enfrentamiento entre ciudadanos palestinos contra el ejército israelí perfectamente pertrechado no hace pensar en otra cosa que una matanza.
El marco del cumplimiento de los 70 años de la creación del Estado de Israel se vio teñido de sangre, esta vez disparada por la instalación de la embajada de Estados Unidos en Jerusalén, violando el derecho internacional, y los mismos acuerdos de la ONU que dieron lugar a la creación del Estado.

Ya no se trata de una discusión de sionistas o no. Se trata de una discusión de humanismo.

Los judíos de Córdoba, que creemos en la necesidad de la existencia del Estado de Israel, y que sostenemos que la única manera de garantizarla a largo plazo es el respeto y la convivencia pacífica con sus vecinos, especialmente a partir del reconocimiento del derecho de palestinos a construir su propio Estado, nos sentimos profundamente afectados por estas manifestaciones de locura y muerte propiciadas por los sectores de la extrema derecha que gobiernan el Estado de Israel.

Desde ACIC seguimos defendiendo la vida, y reclamamos de manera urgente que se trabaje para la paz, bajo la doctrina dos pueblos, dos Estados que hace 70 años permitió la fundación del Estado de Israel.

Ante la Crisis Institucional de la DAIA

encabezado-acic-2017-facebook

Los hechos que son de público conocimiento, y que tienen como protagonista al ahora expresidente de la DAIA Ariel Cohen Sabban, ponen de manifiesto la catadura moral, no solo del renunciado, sino de toda la conducción de dicha organización, que eligió para encabezarla a quien ya fuera señalado por denuncias previas.

El carácter antisemita de las declaraciones de la presunta víctima, más allá de ser reprochables, tienen poco que ver con los sucesos posteriores de los que se acusa a este señor.

Mucho más que ver, tiene el hecho de que la conducción que encabezaba Cohen Sabban, y que aún se mantiene al frente de la DAIA, es la misma que encabezara el Sr. Rubén Beraja en los 90, y para el que hoy piden absolución en el juicio por encubrimiento en el atentado contra la sede de la AMIA. Es la misma, con distintas caras, pero con la misma mirada política, que respalda todas las posiciones del Gobierno de Israel, sin atender a tradiciones humanistas y solidarias de la colectividad; es la misma que apoya y ofrece dirigentes (desde su ex vicepresidente, el Sr. Waldo Wolf, hasta quien fuera “mano derecha” de Beraja, Claudio Avruj) al Gobierno de Cambiemos, expresión de la más recalcitrante derecha nacional, al que apoyan en todas sus medidas.

Esta conducción, sigue la línea que aleja a los representantes de las víctimas del atentado de la búsqueda de un juicio justo y castigo a los culpables, es la misma que no tembló en denunciar a la expresidenta Cristina Fernández, y miembros de su Gobierno por el memorándum de entendimiento con Irán, cuando aquel era una herramienta que podría haberse usado para intentar que la investigación avance.

La denuncia contra Ariel Cohen Sabban, exhibe parte del entramado que sustenta las posiciones políticas de una institución que no representa al conjunto de la colectividad judía de la Argentina, sino tan solo una parte.

Los integrantes de ACIC, que como tantos otros judíos de Córdoba, no nos sentimos representados por esa institución, somos los que siempre hemos estado junto a las luchas populares, de manera solidaria y fraternal, somos los que hemos apostado por la vida oponiéndonos a la guerra, somos los que hemos acompañado los movimientos de Derechos Humanos en su búsqueda de Memoria Verdad y Justicia.

Los que no permitimos que se atribuyan nuestra representación, somos los que sostenemos una postura ética y no aceptamos disculpas de los negacionistas ni del Holocausto ni del Genocidio de la dictadura, y que no tratamos de aprovecharnos de ellos.
Comisión Directiva y Activistas de ACIC

A 75 años, por Vuestra y Nuestra Libertad!

image_content_7128855_20160504125403

El levantamiento del Gueto de Varsovia fue la primera de muchas acciones armadas contra los nazis en diferentes guetos y campos. Se arrojaron a una lucha que los llevaría a una muerte casi segura, sin chances de vencer, pero con una marca imborrable e invalorable en la memoria colectiva judía.

En la visión de “los judíos de Córdoba”, el heroico Levantamiento del Gheto de Varsovia, que más allá de una sublevación contra la inhumana realidad, transmite de acuerdo a nuestra visión histórica del acontecimiento, otros mensajes, como la colaboración de sectores progresistas antinazis de extramuros y la necesaria proyección en la actualidad, en la continuidad de la lucha contra el nazismo, el fascismo, contra el resurgimiento de cualquier tipo de ideas xenófobas de neto corte reaccionario. Esto incluye también la contradicción entre la trágica historia vivida por el pueblo judío, otras étnicas y colectivos de Europa, con la conducta actual del gobierno de Israel en su relación con el pueblo palestino.

Las luchas de los pueblos, en contra de la opresión y la muerte, pueden referenciarse en aquella gesta, en donde la libertad era el valor supremo, tras del cual se encolumnaba el coraje, el humanismo y la solidaridad. Todos estos elementos son indispensables para la convivencia en sociedad.

Por ese grito de Libertad se conmemora hoy en la Argentina el día de la Convivencia en la Diversidad Cultural.
Honramos su memoria.