ICUF | POR QUÉ NO VAMOS A LA MARCHA

encabezado-naranja

 

POR QUÉ NO VAMOS A LA MARCHA

Es una ironía que quienes durante más de veinte años ignoraron el “caso AMIA” y solo se hacían presentes en algún acto en ocasión del aniversario del terrible atentado, hoy se ocupen de este con tanto ahínco y al igual que de sus consecuencias.

Es lamentable que se utilice a las personas muertas a raíz del “caso AMIA” (víctimas directas, familiares y amigos fallecidas posteriormente, el fiscal Nisman) para tratar de desestabilizar a un gobierno elegido legal y legítimamente.

Cuando fracasaron los intentos destituyentes de las patronales campestres, de las diversas policías y de gendarmes; cuando las corridas bancarias o la inflación artificialmente creada no dieron resultados; cuando la supuesta “movilización” popular y de algunos sectores gremiales se agotó en sí misma; cuando las intensas campañas mediáticas se pueblan de falsedades y empiezan a flaquear; cuando, en el Congreso, las oposiciones hacen agua; cuando en el marco internacional las posturas nacionales tienen enorme aceptación dada su racionalidad y se amplían los horizontes hacia una multilateralidad; cuando el oportunismo más bajo y ruin se enseñorea, apareció un viejo/nuevo protagonista –conservador hasta la médula– con la finalidad de destituir a este gobierno: la corporación judicial, tan corporativa que se la puede denominar como la “familia” judicial.

¿Por qué estas tentativas tan groseras, tan audaces y tan alejadas de la vida cotidiana del pueblo? Evidentemente, las intenciones no son las que se expresan, sino que estas se enmascaran detrás de un republicanismo apolillado y propio de otros criterios, y se amparan en una nostalgia de tiempos pasados en los que había unos pocos otros que decidían por todos y esos otros tenían mandamases extranjeros.

Asistimos a una nueva etapa de los famosos “golpes blandos”. Esta es una escalada superior. El Congreso no puede actuar como lo hicieron los de Honduras y  Paraguay; las otras formas no llegaron al resultado esperado. Entonces, así como antes existía el “partido militar” que resolvía por encima de cualquier circunstancia, hoy se erige el “partido judicial” (el menos democrático de los tres poderes en el más amplio y preciso sentido del concepto) estableciendo las reglas de juego y desconociendo la voluntad popular.

Rechazamos de plano cualquier ensayo oportunista que se realice, que resulte una amenaza al funcionamiento de las instituciones democráticas.

Expresamos nuestras más sinceras condolencias a los familiares y allegados del fiscal Nisman.Exigimos el esclarecimiento de su muerte. Creemos en las entidades democráticas y representantivas, y es por eso que consideramos que esta marcha es una provocación mezquina y nada feliz de desestabilizar al Gobierno Nacional y que se enmarca en un claro contexto destituyente, por eso NO VAMOS A LA MARCHA.   

 

Sr. MARCELO HORESTEIN                         Prof. DANIEL SILBER

Secretario                                                             Presidente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s