1º DE MAYO | DÍA INTERNACIONAL DE LOS TRABAJADORES | SALUDO DEL ICUF

Poco se conoce sobre la intensa actividad sindical y política llevada a cabo por los judíos europeos a favor del proletariado industrial entre fines del siglo XIX y principios del XX. Esa impronta de solidaridad social se trasladó en las valijas de muchos de ellos hacia América, donde representó un aporte significativo en la construcción del movimiento obrero. Muchos de esos inmigrantes traían al país las ideas sociales de su Europa natal, aunque generalmente no eran observantes de la religión. Gorreros, panaderos, sastres, zapateros, confeccionistas, carpinteros, músicos, maestros, colchoneros, herreros, peones, tejedores, mercantiles fueron algunos de los oficios que asumieron al llegar a nuestro país.

Como no podía ser de otra manera, aportaron su experiencia previa –muchos habían sido o sabían del Bund o del POSDR- en la conformación de diversas organizaciones que reunían a los trabajadores en defensa de sus interesas: los obreros judíos adhirieron a los diferentes gremios, optando, en los comienzos, por la tendencia socialista o anarquista. En algunos de ellos fueron mayoría y tuvieron una actuación destacada. Pero no solo se dedicaron al activismo sindical, sino que también colaboraron en la organización de bibliotecas obreras, obras teatrales, debates ideológicos, sociedades de ayuda mutua, cooperativas, partidos políticos.

Por eso, la conmemoración del 1º de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores, no les resultó ajeno ni lejano. Era su propio Día, recordado junto a otros miles de compañeros de clase en homenaje a esos Mártires de Chicago, condenados y ejecutados en 1886 injustamente por reclamar los derechos de quienes crean la riqueza social con su propio esfuerzo. Spies, Schwab, Engel, Fischer, Ling, Fielden, Neebe son los nombres propios de aquel punto de partida, al que se sumaron (y suman) otros miles y miles que prosiguen ese derrotero. Y ya en 1890, 1º de Mayo, Augusto Kuhn –un tipógrafo alemán de origen judío- es uno de los organizadores de la primera celebración del Día de los Trabajadores en la Argentina.

Sin embargo, recién en los actos de 1906 empezaron a aparecer los judíos como grupos obreros organizados; sus lemas, pancartas escritos en idish y la bandera roja enarbolada constituyó una novedad que llamó la atención tanto a  público como a autoridades.

Este es parte de nuestro bagaje histórico, cultural, político y social. Podríamos ampliarlo mucho mas señalando la inmensa (y casi desconocida) cantidad de militantes obreros que se convirtieron en dirigentes sindicales abonando las diversas corrientes ideológicas (radicales, anarquistas, socialistas, peronistas, comunistas, marxistas de diversa procedencia) en gremios como madereros, comercio, bancarios, metalúrgicos, vestido, ferroviarios, docentes, textiles.

De allí deviene que el 1º de Mayo no es un día que se nos pase desapercibido. Así como parte de nuestras raíces se hunden en el campo debido a la colonización agraria, otra parte de ellas se florece en el movimiento obrero argentino.

En la actualidad, el achicamiento de la cantidad de puestos de trabajo, de carestía e inflación, de reducción del poder adquisitivo de los salarios bajo el eufemismo del “sinceramiento”, la generación de una nueva deuda externa, los aumentos desproporcionados en tasas y servicios, la eliminación de decenas de programas sociales señalan un camino ya transitado que no queremos volver a recorrer porque seguramente cobrará numerosas victimas, especialmente entre los asalariados.

Asimismo los trabajadores, a nivel internacional, juegan un papel destacado en generar un escenario de paz y convivencia al luchar contra la guerra, el armamentismo, la xenofobia y la discriminación. Este internacionalismo defendido por los trabajadores y sus organizaciones sirven de base para la paz, sin pensar en credo,  origen étnico o cualquier otra cuestión.

Ante este panorama, el ICUF (Idisher Cultur Farband / Federación de Entidades Culturales Judías de la Argentina) saluda a todxs lxs trabajadorxs en su Día y  se suma al reclamo efectuado por las centrales sindicales de prohibir los despidos por un año, no recortar derechos, no golpear el bolsillo de los trabajadores y de todo el pueblo, por jubilaciones, pensiones, asignaciones y subsidios dignos e impedir la criminalización de la protesta social.

Horestein   Marcelo | Secretario
Prof. Daniel Silber | Presidente

encabezado-naranja
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s