Clases de Arquería para grandes y chicos en ACIC

Tiro con arco.
Talleres y preparación de equipos.
Entrenamiento funcional.
Torneos

Anuncios

ANTE LA LLEGADA DE BENJAMIN NETANYAHU

membrete

Buenos Aires, 9 de septiembre de 2017

El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, llega a la Argentina -previo a su participación en la Asamblea General de las Naciones Unidas- el próximo 19 de setiembre. Aquí, se entrevistará con las más altas autoridades nacionales.

Los argentinos judíos no tenemos razones para alegrarnos o enorgullecernos por la llegada de Netanyahu ni por esos encuentros. Por el contrario, son motivo de preocupación, habida cuenta de la semejanza entre ambos mandatarios, sustentada en sus orientaciones, tanto en la economía como en la política.

En el aspecto económico, lo común es descargar las crisis sobre las espaldas de sendos pueblos.

En materia de política internacional, un ejemplo de coincidencia es la postura ante el conflicto en Venezuela; ese país es acosado por Estados Unidos y por otros países que no soportan el intento bolivariano de implementar un camino alternativo a los sistemas que perjudican a los sectores menos pudientes.

Similares conductas asumen en cuanto al reconocimiento de identidades, así se trate de los mapuches, de otros pueblos originarios o de los palestinos: los invizibilizan y les niegan sus derechos a una existencia plena.

Últimamente, han concretado una serie de acuerdos entre ambas naciones, relativos a la compra y reparación de armamentos, capacitación policial, aeronavegación e intercambio científico. Para algunos medios, los acuerdos son, esencialmente, una cuestión de “alineamiento y compromiso estratégico”.

El conflicto de Cercano Oriente es centro de inestabilidad permanente y foco potencial para una nueva guerra. La prepotente política expansionista y de sometimiento del gobierno presidido por Netanyahu provoca y alienta mayor violencia y revanchismo.

Tres son las principales consecuencias: para los palestinos, la privación de sus derechos; para los israelíes como pueblo, una permanente inseguridad y, a escala mundial, un recrudecimiento del antisemitismo, al concebirse a Israel —y por errónea extensión, a todos los judíos del mundo— como agresor a los derechos del pueblo palestino.

Postnazismo, tras ​la consideración de las penurias sufridas, surgieron olas de simpatía hacia los judíos, y una consiguiente reducción de la judeofobia. Hoy, eso se ha invertido, como consecuencia de la política colonialista israelí y de la negación a los palestinos de su derecho a constituir su propio Estado.

El ICUF (Federación de Entidades Culturales Judías de la Argentina) expresa, como siempre lo ha hecho, su oposición a tal política. Reitera su criterio: que la seguridad de la región se asienta en una paz democrática, estable y duradera, posible a partir de la idea de “Dos Estados = Dos Pueblos”, soberanos, independientes, coexistentes y convivientes entre sí, reconocidos ambos por la comunidad internacional.

El ICUF no se identifica con quienes entienden que las colectividades judías —la de Israel y las del resto del mundo— son homogéneas y verticalmente obedientes a las decisiones de una instancia central superior. Cada comunidad nacional tiene su propia autonomía; el camino a recorrer de cada una de ellas es el propio, acorde con el devenir histórico, político, social y cultural de la sociedad a la que pertenecen.

Las graves diferencias que tenemos con Netanyahu hacen que rechacemos su presencia. A la luz de sus antecedentes, puede presuponerse que los encuentros oficiales en los que participará brindarán la reafirmación de las posturas reaccionarias comunes que ambos gobiernos sostienen en el plano internacional.

Marcelo Horestein | Presidente
Isaac Rapaport | Secretario General

Una lágrima para una visita

macrinetan

La visita del premier israelí Benjamin Netanyahu, que representa la primera de un dignatario israelí de esa jerarquía al país, se transforma en un hecho difícil de celebrar, teniendo en cuenta las políticas que lleva adelante el gobierno que encabeza y que constituyen en su relación con el pueblo palestino tantas veces un genocidio, un crímen de lesa humanidad.

Su visita, encuadrada en un acercamiento económico tiene el objetivo de aceitar relaciones con el Gobierno Nacional, más allá de la declamada intención de colaboración económica, en un proceso de provisión de materiales bélicos, aptos para ser usados en la represión de lo que pretenden denominar conflictos de baja intensidad, y que no son otros que el control de las expresiones de las minorías, o de aquellos que piensan distinto.

El Gobierno del Estado de Israel tiene gran experiencia al respecto, a partir de su política respecto del pueblo palestino, política ésta que ha impedido la consecución del objetivo de dos pueblos, dos estados, presente en las declaraciones de la ONU que dieron lugar a la creación misma del Estado de Israel, y presente en todas nuestras declaraciones.

La Asociación Cultural Israelita de Córdoba ACIC, no puede otra cosa que denunciar ésta visita, como parte del acercamiento entre dos gobiernos que piensan lo mismo respecto de la oposición y del diferente.

Celebramos la existencia del Estado de Israel pero reiteramos nuestra posición respecto de que la única manera de garantizar dicha existencia a largo plazo es la convivencia pacífica con sus vecinos, cuestión a la que el gobierno del Sr. Netanyahu no solo se opone sino que impide, dificultando la vida y el futuro de los judíos no solo en Israel, sino alrededor del mundo.

Este viernes marchamos por Santiago

mailingsantiago

El día viernes primero de Setiembre, el pueblo argentino ganará las calles, bajando las banderas políticas, religiosas y sectoriales, para elevar una sola consigna: preguntarle al Poder Ejecutivo Nacional donde está Santiago Maldonado, señalado responsable de ésta situación a partir de la indisimulable intervención de la Gendarmería Nacional y funcionarios del Ministerio de Seguridad, y exigir la inmediata aclaración de su situación: donde se encuentra, cuál es su estado, y la inmediata detención, juicio y castigo a los responsables de esta dolorosa situación que apena y lamenta todo ciudadano bien nacido, y es reclamado en consonancia por toda la comunidad internacional. El pueblo argentino le dijo basta a la desaparición forzada de personas a través de cientos de juicios y miles de condendas.

La Asociación Israelita de Córdoba, (ACIC), deplora todos los intentos comunicacionales destinados a desviar la mira del problema central: si se aplican políticas xenófobas contra los pueblos, los resultados son previsibles y están a la vista, razón por la cual, seremos parte de este reclamo generalizado.

Porque no admitimos la represión en general y repudiamos a discriminación de los pueblos originarios, marchamos por más Verdad, Memoria y Justicia, y la aparición de Santiago Maldonado.

Comisión Directiva de ACIC.

Si los pueblos no se ilustran, si no se vulgarizan sus derechos, si cada hombre no conoce lo que vale, lo que puede y lo que se le debe, nuevas ilusiones sucederán a las antiguas, y después de vacilar algún tiempo entre mil incertidumbres, será tal vez nuestra suerte mudar de tiranos sin destruir la tiranía.

Mariano Moreno

Nos solidarizamos con José Schulman

membrete

UN EX COMISARIO DE SANTA FE PUBLICÓ AGRAVIOS Y AMENAZAS CONTRA EL
SECRETARIO NACIONAL DE LA LIGA ARGENTINA POR LOS DERECHOS HUMANOS

En las últimas semanas, Orlando Agustín Gauna –que además de defensor de acciones genocidas fue integrante de la Policía Provincial de Santa Fe, a cargo de la Seccional 2 durante la dictadura–, publicó agravios y amenazas en las redes sociales contra el secretario nacional de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, José Ernesto Schulman. Este policía retirado publicó agravios como: “Siempre fue un mentiroso”, “Este dirigente del Partido Comunista se paseaba en la década del 70 con una 38 en la cintura que seguramente no usaba para festejar los goles de Colón. Cabe preguntarse ¿asesinó a personas? Puede ser. Es muy probable. Tiene un aspecto demasiado sanguinario”, o “Ahora con total hipocresía, se dedica a hacer falsas imputaciones contra uniformados, por supuestos delitos hoy llamados de lesahumanidad”. Más abajo, Marcelo Michelli Ramos, de Paraná, Entre Ríos, comentó: “Un paseíto en avión por el Río de la Plata y listo”. Ricardo Salomé de la ciudad de Santa Fe afirmó: “A todos estos soretes asesinos hay que escracharlos…”. Y, por último, Horacio Ramella dijo: “…colgarlo en la vía pública”. Gauna respondió, poco después: “Como me gustaría”.

José Ernesto Schulman nació en Santa Fe, y entre 1975 y 1977 sufrió un atentado terrorista (el 5/1/75), un primer secuestro seguido de detención a disposición del Poder Ejecutivo Nacional entre octubre de 1976 y abril de 1977 y un segundo secuestro con torturas y simulacros de fusilamiento en la seccional Cuarta de Policía en noviembre de 1977. Todos estos hechos fueron denunciados en su momento (hay una causa judicial de 1977), ante el Consejo de la Magistratura que destituyó al entonces Juez Federal de Santa Fe, Víctor Hermes Brusa, en 1999, ante la Audiencia Nacional Número Cinco de Madrid a cargo del doctor Baltazar Garzón que investigó el delito de genocidio en la Argentina en el mismo año, 1999, ante el Juzgado de Instrucción N° 1 de Santa Fe, a cargo del doctor Rodríguez en 2002 y subsiguientes, todo ratificado ante el Tribunal Oral Federal Número Uno que consideró probados los delitos de Privación ilegal de la libertad , tormentos y torturas.

Se trata, además, de un viejo activista de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, la primera entidad defensora de los derechos humanos en Argentina (fue fundada en 1937), de la que hoy es su Secretario. Además, es miembro del Partido Comunista y pertenece a una familia de larga tradición en el movimiento Icufista en la ciudad de Santa Fe, donde tanto sus padres como hermanos y él mismo fueron entusiastas participantes y directivos de las iniciativas de la Asociación Cultural Israelita Argentina “I. L. Peretz”. En estos días, José ha sido amenazado –una vez más- por personajes siniestros, nostálgicos del terrorismo de estado y del genocidio perpetrado en nuestro país por la dictadura cívico – militar.

En la actualidad también existen dos causas en estado de instrucción en las cuales se considera como víctima a Schulman, y hay una causa más elevada a Juicio Oral. Liga Argentina por los Derechos del Hombre envió hoy un comunicado en el que manifestó: “Jamás ha mentido y mucho menos ha asesinado a nadie, sus armas de lucha han sido la palabra y el compromiso con la organización popular desde aquellos años hasta ahora. No permitiremos agravios ni amenazas contra ningún compañero de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre ni contra nadie. Mucho menos contra quienes con su testimonio han permitido derrotar la impunidad dura de los asesinos, violadores, ladrones de niñas y niños, desaparecedores y torturadores de miles de compañeros y prestaron su brutalidad asesina para instalar un modelo de país que ahora pretende volver”.

“La acción de Gauna, Ramos , Ramella y Salomé debe inscribirse en una larga lista de amenazas y agravios contra los testigos, abogados y aún jueces que intervinieron en los juicios por los crímenes del Terrorismo de Estado en la ciudad de Santa Fe. En un simple recuento recordamos que en marzo de 2005 dejaron un féretro en la puerta del Juzgado Federal con una carta amenazante, de nuevo en setiembre del 2006 el Juez Rodríguez recibió una carta con amenazas por impulsar el juicio contra Brusa y otros, años después comenzarían las pintadas contra las Madres de Plaza de Mayo que desembocaron en la formación de la Agrupación Familiares de Víctimas del Terrorismo Afevita, que reproduce las amenazas contra Schulman desde su cuenta en Twitter. Es hora de terminar con tanta impunidad y castigar como corresponde a los que pretenden instalar el miedo entre los luchadores por los derechos humanos y los testigos de los crímenes de Estado que fueron y seguirán siendo juzgados con todas las garantías para los imputados”.

La Ley 23.077, sancionada el 9 de agosto de 1984 y promulgada el 22 de Agosto de 1984 por el Senado y la Cámara de Diputados de la Nación estableció en su Artículo Seis: “Serán reprimidos con prisión de cinco a quince años los que se alzaren en armas para cambiar la Constitución, deponer alguno de los poderes públicos del Gobierno nacional, arrancarle alguna medida o concesión o impedir, aunque sea temporariamente, el libre ejercicio de sus facultades constitucionales o su formación o renovación en los términos y formas legales. Si el hecho descrito en el párrafo anterior fuese perpetrado con el fin de cambiar de modo permanente el sistema democrático de Gobierno, suprimir la organización federal, eliminar la división de poderes, abrogar los derechos fundamentales de la persona humana o suprimir o menoscabar, aunque sea temporariamente, la independencia económica de la Nación, la pena será de ocho a veinticinco años de prisión. Cuando el hecho fuere perpetrado por personas que tuvieren estado, empleo o asimilación militar, el mínimo de las penas se incrementará en un tercio”. En el Artículo 7, en el Codigo Penal, también el siguiente: “El que amenazare pública e idóneamente con la comisión de alguna de las conductas previstas en el Artículo 226, será reprimido con prisión de uno a cuatro años”.

La Federación de Entidades Culturales Judías de la Argentina – Idisher Cultur Farband (ICUF Argentina) convoca a toda la ciudadanía a manifestarse al respecto, y expresa:

Su solidaridad con José y con la LADH ante este tipo de intimidaciones.

Su repudio a quienes perpetran estas acciones.

El reclamo a las autoridades – políticas, legislativas, judiciales– para que actúen en consonancia, dado que se realiza una apología de métodos reñidos con la vigencia del Estado de derecho y las garantías constitucionales; y garanticen la integridad física y la vida de José Schulman y de todas aquellas otras personas que se encuentre en situación similar.

Marcelo Horestein – Presidente
Isaac Rapaport – Secretario General